Tres Factores



Llenar nuestra vida de felicidad, llenar nuestro tiempo de alegría, llenar nuestras horas, minutos y segundos de cosas buenas sin dejar un solo resquicio por donde puedan filtrase la desdicha, la ira, la mezquinidad, el odio y todos las demás instancias negativas que a la larga llegan a distorsionar nuestro interior es imperativo para conllevar una existencia en equilibrio. El primer deber de todo ser es procurar su propia felicidad, por que solo siendo dichoso se puede brindar lo mejor de uno, y así proponer hacer dichosos a quienes nos rodean; el ser felices, REALMENTE FELICES, nos hace mejores a la vista de los demás, y por ende dar lo que llevamos dentro compartiendo ese bienestar; es ahí donde radica el perfeccionamiento del hombre, ser felices para poder hacer feliz a los que amamos, Y ES QUE UNA VIDA SIN FELICIDAD ES INCONCEBIBLE